Descubre nuestra historia

Fayón, el nuevo

Fayón es un municipio de la provincia de Zaragoza y de la comarca del Bajo Aragón - Caspe. Destaca por su poco habitual historia: se trata de un pueblo de nueva construcción con más de mil años de historia.

El actual Fayón se construyó en el año 1967, cuando el antiguo Fayón quedó sumergido bajo las aguas del Ebro a causa de la construcción del embalse de Ribarroja.

La arquitectura del pueblo nuevo contrasta con la fesonomía del Poble Vell: las calles son rectas y anchas, formando pequeñas plazuelas cada pocos metros, decoradas por las zonas verdes que en primavera se llenan de flores, atorgando color y vida al pueblo después del frío invierno. Las casas, con dos pisos como máximo, son en su mayoría de color blanco y de estilo similar.

Actualmente viven poco más de 350 habitantes, que disponen de todos los servicios necesarios como: transporte en tren (línea Zaragoza-Barcelona) y en autobús (dirección Fraga), guardería y escuela pública, centro médico, espacio Coworking, oficina bancaria, tiendas, bares y restauranes, etc. Aquí, la tranquilidad no quita la comodidad.


Fayón, el recuerdo del Poble Vell

El Poble Vell (como llama la gente de Fayón al antiguo pueblo) estaba asentado en el margen de la derecha del río Ebro, en el ángulo de la confluencia con el río Matarraña, al pie de una sierra no muy elevada. Era el pueblo situado más al oriente de la provincia y  de altitud más baja sobre el nivel del mar. Estas tierras estaban ya habitadas en los años de la ocupación musulmana, hace más de mil años.

La posición estratégica del Poble Vell y su larga historia le hizo ser cómplice de conquistas y batallas durante siglos. La situación ribereña también le permitió ser testigo del intensísimo tráfico mercantil por el Ebro, entre Zaragoza y Tortosa. Las minas de carbón situadas entre Mequinenza y Fayón fueron principal motor económico de la población, junto con el tráfico de carbón y otras materias a bordo de los llaüts (embarcación de madera típica de la parte baja del Ebro).

En el año 1967, el Poble Vell quedó sumergido bajo las aguas del embalse de Ribarroja. Hoy en día aún se puede ver el campario sobresaliendo entre las aguas. Te invitamos a que descubras los secretos de su historia, escondidos entre las aguas del embalse, navegando por él a bordo del llaüt a motor de Fayón.